Los Alimentos Perecederos

Se define como alimentos perecederos aquellos que comienzan una descomposición de forma sencilla y sobre los cuales actúan agentes como la humedad, presión y temperatura.

Se le conoce también por tener un tiempo de vida determinado que por lo general es muy corto. Cualquier producto alimenticio que degrade su calidad con el tiempo se considera perecedero.

Se requiere que su manejo sea de forma cuidadosa pero eficiente, ya que necesitan llegar al consumidor cuando aún estén en condiciones de uso.

En este grupo también existen los llamados alimentos semi perecederos, los cuales no se deterioran de acuerdo a temperatura, humedad o presión, sino mas bien su descomposición depende de otros factores como la contaminación inesperada, el mal manejo de los alimentos, y otras  condiciones que no están determinadas por la composición del alimento.

Alimentos Perecederos

Cuales son Algunos de los Alimentos Perecederos

Entre los alimentos perecederos se consideran:
Los alimentos derivados de los animales, como las carnes pudiendo asignarles una fecha de caducidad determinada pues se puede conservar por mayor tiempo con la refrigeración adecuada.
Los alimentos derivados de los vegetales, siendo las frutas las más perecederas
Las harinas, pastas y azúcar, las cuales se consideran deterioradas una vez que se revuelven con algún contaminante o empiezan su descomposición una vez cocidos.

Otros alimentos que se consideran perecederos y requieren de refrigeración para extender su vida útil son: el pescado como la merluza y el salmón; la carne fresca como los cortes de res, cerdo, pollo, cordero y otros animales; los lácteos que engloba la leche, la manteca, el yogurt y la crema de leche entre otros.

Desventajas de los Alimentos Perecederos

Debido a su rápida caducidad y a los requisitos de refrigeración para garantizar su preservación, los productos perecederos se descartan para asistir a víctimas de tragedias como inundaciones, huracanes, terremotos, incendios o problemas similares que pueden afectar a un elevado número de individuos.
En tales casos, es muy común ver los llamados que se hacen desde los medios de comunicación para que se colabore con alimentos no perecederos, una clasificación apta para productos que no se descomponen de manera rápida y tienen fechas de vencimiento extendidas como los enlatados y el arroz como algunas alternativas.

Factores que Aceleran la Descomposición de los Alimentos Perecederos

Las bacterias y los hongos presentes en el aire, el agua y entre los microorganismos, son los que descomponen los alimentos perecederos.
En los alimentos perecederos juegan un papel determinante las bacterias y los hongos que están entre los microorganismos capaces de destruir estos alimentos.
Los alimentos frescos contienen enzimas que favorecen la degradación y que alteran su textura y sabor. Otra categoría de alimentos son los semi perecederos, que también se deterioran con facilidad aunque permanecen a salvo de los daños por un poco más de tiempo.
Por otra parte, los alimentos no perecederos, son aquellos que permanecen exentos de deterioro por más tiempo como los alimentos enlatados, y cereales.

Conservación de los Alimentos Perecederos

Para conservar los alimentos perecederos, lo correcto es utilizar frigoríficos o refrigeradores, que ofrecen un entorno con bajas temperaturas.
La temperatura para alargar la vida útil de los alimentos perecederos, es de 4.4 ºC o menos para permanecer inocuos. Otra opción es añadir aditivos químicos como sales o ácidos en los alimentos para evitar el desarrollo de microorganismos.

De esta forma, los alimentos podrán mantener sus propiedades nutricionales durante más tiempo.

Hay dos familias diferentes de bacterias que se pueden encontrar en algunos alimentos “bacterias patógenas”, que produce enfermedades  por intoxicación de alimentos, y “bacterias dañinas”, la clase de bacterias que causa el deterioro de los alimentos y desarrolla olores, sabores y texturas desagradables.