Aprenda como Mujer Cuando se están Presentando Problemas con Las Hormonas Femeninas

Cuando las palabras hormonas femeninas se pronuncian, vienen las visiones con rabia a la mente para la mayoría de las mujeres menopáusicas, eso es tan triste, los cambios hormonales afectan a todas las mujeres por igual, desde el nacimiento hasta la muerte, sin embargo parecen tener una asociación muy negativa esas palabras con los problemas.

Problemas con Las Hormonas Femeninas

Para las mujeres, los cambios más pronunciados en las hormonas femeninas vienen entre los 40 y 50 años, pero pueden verse ya en sus mediados de los años 30. Muchas otras mujeres van teniendo síntomas hormonales antes, lo que tiene mucho que ver no sólo con sus estilos de vida y la dieta, sino también con la contaminación, las toxinas y los xenoestrógenos que son sustancias químicas sintéticas que actúan como estrógenos en el cuerpo a los cuales que están expuestos todos los días.

 

 Algunos de los síntomas más comunes de los desequilibrios de las hormonas femeninas   son, el aumento de peso persistente, la dieta y los componentes de la actividad física son imprescindibles para mantener un peso saludable, pero en muchas ocasiones eso no es culpa directa de la persona, pues muchas mujeres tienen desequilibrios hormonales subyacentes que hacen que sea difícil mantener un peso saludable, sin que exista una resistencia a la insulina que es uno de los problemas más comunes para solventar esto deben haber pequeños cambios en la dieta, tales como la eliminación de los alimentos procesados, los azúcares y el trigo son pasos en la dirección correcta.

Cuando su sistema endocrino está bajo estrés hay una producción insuficiente de ciertas hormonas y una sobreproducción de los demás principalmente cortisol, esto hace que la grasa de su cuerpo se comience a almacenar para su uso futuro, por lo que un aumento de la grasa del vientre y la pérdida de masa muscular  es una pista de la fatiga de las hormonas femeninas.

Las Hormonas Femeninas

 

Uno de las Señales más Indudables de Inestabilidad de las Hormonas Femeninas es El Bajo Deseo Sexual.

Otro síntoma es la fatiga que comienza con el sueño perturbado. Sin calidad en el sueño la  producción de las hormonas sexuales puede disminuir,  si no puede hacer una determinada actividad más allá de la media mañana o a media tarde sin algún tipo de contratiempo,  no es normal que se sienta débil, dispersa o mentalmente nublada. Un sencillo cambio en la dieta, tal como la eliminación del trigo y la mayoría de los granos, ayudarán a estabilizar el azúcar en la sangre.

La ansiedad y la depresión son pistas de que usted tiene un desequilibrio de las hormonas femeninas, la toxicidad porque está sobrecargada de trabajo, estresada, y lo más probable es que no se alimenta de la manera que necesita, es allí cuando debe escucha su voz interior y tomar las acciones necesarias para cumplir con sus necesidades básicas.

Para muchas mujeres, la sudoración diaria excesiva, los sudores nocturnos y los sofocos son el primer signo incómodo de que algo anda mal con las hormonas, pero este no es el momento de empezar la terapia de reemplazo hormonal, al contrario debe comenzar un registro diario de los alimentos que come y bebe, de cómo se siente físicamente, y de las emociones que surgen después.

Muchas veces las emociones y cierto tipo de alimentos son el detonante de que aumente la temperatura interna. Esto inicia el ciclo de estrés físico y aumenta las cotas de cortisol y esto incita directamente considerables inestabilidades hormonales.

Los gases, la hinchazón y la digestión lenta son problemas hormonales comunes que normalmente no se asocian con desequilibrios hormonales, pero pueden estar asociados con el consumo de alimentos malos, no masticar su comida y comer demasiado, cuando usted no tiene una óptima digestión, el cuerpo se debilita debido a la extracción de nutrientes pobres.

 

No Responses